Archivo de la etiqueta: Tribunal Supremo

Resúmen de la sentencia del Tribunal Supremo sobre las clausulas suelo

Es ya de sobra conocido que el TS dictó sentencia  en fecha 9 de mayo de 2013 por la que declaraba la nulidad de las cláusulas suelo que resultaran ser, según las condiciones establecidas en el texto de la propia sentencia, abusivas.

El 3 de junio de 2013 se dictó Auto de Aclaración por la Sala de lo Civil, a instancia de las entidades bancarias BBVA, NCG Banco y Cajas Rurales Unidas.

Como hemos venido anunciando en entradas anteriores, nuestra intención era hacer un pequeño resumen de la mencionada sentencia, que consta de 122 páginas, para  que, quien se proponga demandar a su entidad bancaria para conseguir eliminar de su préstamo hipotecario la cláusula suelo, tenga más claras las ideas que viene defendiendo el TS.

Subrayado podéis encontrar las ideas básicas de la sentencia, que luego vamos desarrollando con la literalidad de la misma. Asimismo, al final del texto hemos introducido algunas puntualizaciones.

En primer lugar el TS hace una larga contextualización del tema, mediante un examen de lo que se viene entendiendo como cláusula abusiva:

El consumidor se halla en situación de inferioridad respecto al profesional, en lo que se refiere tanto al nivel de información como a la capacidad de negociación, situación que le lleva a firmar y aceptar las condiciones redactadas de antemano por el profesional, sin poder influir en el contenido de estas.

La cuestión a debatir es si la cláusula suelo es una cláusula abusiva para ese consumidor que, ni ha podido influir en la redacción de la misma, y que se presume, salvo que por el Banco o Caja se pruebe otra cosa, con menos nivel de información y capacidad de negociación. Además, es necesario analizar si la misma ha entrado en juego en perjuicio de los intereses del consumidor, en cuyo caso debe ser calificada como nula de pleno derecho.

Si la entidad bancaria afirma que la cláusula ha sido negociada individualmente por cada cliente, corresponde a la misma probarlo.

No es posible equiparar negociación individual con posibilidad de escoger entre una pluralidad de ofertas, ya  sean estas del mismo o de distinto empresario.

Las cláusulas contractuales que no hayan sido negociadas individualmente se considerarán abusivas si  causan, en perjuicio del consumidor, un desequilibrio importante entre los derechos y obligaciones de las partes que se deriven den contrato.

El carácter abusivo de una cláusula se apreciará considerando todas las circunstancias concurrentes en el momento de su celebración, así como todas las demás cláusulas del contrato o de otro del que dependan”.

Posteriormente la sentencia viene a señalar que la cláusula suelo en sí no es ilegal, y que los tribunales, como regla general, no pueden entrar a conocer ni controlar su equilibrio ni la abusividad de su contenido. Sin embargo sí pueden controlar su transparencia, o lo que es lo mismo, si el consumidor ha sido informado de manera amplia y correcta sobre la inclusión de la misma y las consecuencias que ello conlleva.

                “La Orden Ministerial de 5 de mayo regula el proceso de constitución de las hipotecas en garantía de préstamo hipotecario a los consumidores, que debe constar de:

          Entrega al solicitante de un folleto informativo.

          Oferta vinculante que incluya las condiciones financieras.

          Posible examen de la escritura pública por el prestatario durante tres días anteriores al otorgamiento.

          Formalización por escritura pública. El notario está obligado a informar a las partes y a advertir sobres las circunstancias de interés variable, y especialmente si las limitaciones a la variación del tipo de interés no son semejantes al alza y a la baja”

La información debe ser clara y no puede estar enmascarada entre información abrumadoramente exhaustiva que, en definitiva, dificulta su identificación”.

La cláusula suelo puede convertir el préstamo, en principio a interés  variable, en un préstamo a interés mínimo fijo, llevando a la confusión del consumidor, sobretodo en aquellos supuestos en que se desvía la atención del consumidor y se obstaculiza el análisis del impacto de la cláusula suelo en el contrato mediante la oferta conjunta, a modo de contraprestación, de la cláusula suelo con la cláusula techo, que puede servir de señuelo y dar la apariencia de una equidad en los derechos y obligaciones que en la realidad no existe.

No es preciso que exista equilibrio económico entre los  topes señalados como suelo y techo. Es más,  son lícitas incluso las cláusulas suelo aunque no existan clausulas techo  y, de hecho, la oferta de la cláusula suelo y techo cuando se hace en un mismo apartado del contrato, constituye un factor de distorsión de la información que se facilita al consumidor, ya que el techo opera aparentemente como obligación para la entidad bancaria en contraprestación con la que se le impone al consumidor con la clausula suelo.

La nulidad de las cláusulas suelo no comporta la nulidad de los contratos en que se insertan.

La sentencia no conlleva efectos retroactivos, y por tanto no obliga a las entidades bancarias a reintegrar las cantidades ya cobradas.

Por parte del TS se establecen cinco circunstancias que podrían conducir la nulidad de las cláusulas suelo.

“ a. Falta de información suficientemente clara de que se trata de un elemento definitorio del objeto principal del contrato.

b. Se insertan de forma conjunta con las cláusulas techo y como aparente contraprestación de las mismas.

c. No existen simulaciones de escenarios diversos relacionados con el comportamiento razonablemente previsible del tipo de interés en el momento de contratar.

d. No hay información previa, clara y comprensible sobre el coste comparativo con otras modalidades de préstamo de la propia entidad – caso de existir- o advertencia de que le al concreto perfil de cliente no se le ofertan las mismas.

e. Se ubican entre una abrumadora cantidad de datos entre los que quedan enmascaradas y que diluyen la atención del cliente”.

PUNTUZALIZACIONES HECHAS POR EL AUTO DE ACLARACIÓN DE SENTENCIA DE 3 DE JUNIO DE 2013

1.       La nulidad de la cláusula suelo no queda subsanada por el hecho de que el consumidor se haya visto beneficiado durante un tiempo de las bajadas del índice de referencia.

2.       Las circunstancias enumeradas como motivos de falta de transparencia no constituye una relación exhaustiva y cerrada. Tampoco determina que la presencia aislada de alguna, o algunas, sea suficiente para que pueda considerarse no transparente la cláusula a efectos de control de su carácter eventualmente abusivo.

OTRAS PUNTUALIZACIONES

1.       A pesar del  carácter irretroactivo que le ha venido otorgando el TS a la nulidad declarada, muchos son los Juzgados que están condenando a las entidades bancarias a devolver lo indebidamente ingresado por el consumidor como consecuencia del suelo establecido. Y ello porque, según la propia naturaleza de la institución, aquello que es nulo nunca ha existido.

2.       La existencia de oferta vinculante no conlleva que haya existido transparencia o que no se haya violado el derecho a la información del consumidor, sino que corresponderá a este probar que esta no ha sido correcta y/o suficiente.

3.       En el caso de subrogación de créditos de promotores, es más complicado atacar la cláusula alegando defecto de negociación, debiéndonos centrar en este caso, probablemente, en la abusividad de la propia cláusula.

Finalmente os dejamos adjunta la sentencia, para el que quiera leerla.

Sentencia TS cláusula suelo

Anuncios
Etiquetado , ,

Acuerdo de Pleno de la Sala 4ª del TS eximiendo de tasas a sindicatos y trabajadores.

Como es de sobra conocido, el Ministro Gallardón estableció un sistema de tasas  que encarecía el acceso a la justicia de los ciudadanos mediante la Ley 10/2012, posteriormente modificada en el RD 3/2013, y que tuvo varios problemillas para entrar en vigor, como el hecho de que los formularios no estuvieran listos a tiempo –muestra, entendemos, de que se elaboró con más urgencia que cabeza- .

 Esta Ley afecta al orden social, civil y contencioso administrativo. Y en particular en cuanto al orden social obliga al pago de las tasas en el recurso de suplicación y de casación, es decir, en  los recursos que se planteasen contra una sentencia.

Desde su aprobación ha levantado numerosas voces en contra, dudándose incluso de su constitucionalidad.

Pues bien, para júbilo de la mayoría, y tras diversos criterios interpretativos de los diferentes Juzgados y Tribunales Superiores de Justicia, –  y en particular tras la reciente devolución por parte de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía de los recursos de suplicación planteados en el Juzgado de lo Social número 1 de Granada y de Motril para su subsanación y abono de tasas – la Sala Cuarta del Tribunal Supremo ha decidido dar unas directrices comunes para todos, en un Acuerdo de Pleno, que si bien no es de carácter vinculante (en realidad ninguna resolución los es debido a la pretendida independencia constitucional de los Jueces y Tribunales,- aunque de esto podríamos hablar en otra entrada, o en una trilogía literaria-), marcará un antes y un después, y deja, a nuestro entender, las tasas en el orden social heridas de muerte.

De esta forma, el pasado día 5 de marzo de 2013, mediante un Acuerdo de Pleno,  decidió que:

          Para la tramitación de los recursos de suplicación y casación no son exigibles tasas al trabajador, ni al beneficiario de la Seguridad Social, ni al funcionario o personal estatutario.

          Tampoco se le exige la tasa a los sindicatos para la interposición de los recursos de suplicación o de casación.

Interesante, sin duda, es la coletilla que introduce al señalar “ni tan siquiera respecto de los recursos interpuestos con anterioridad al RDL 3/2013”. ¿Esto  puede abrir la puerta a reclamar las tasas de todos aquellos que ya la han abonado de manera indebida?.

También se nos  plantea otra duda: de acuerdo con el art. 2.e de la Ley de Asistencia Jurídica gratuita, que ha sido tenido en cuenta por este Acuerdo de Pleno, ¿los beneficiarios de la Seguridad Social tampoco tendrían que pagar tasas en los pleitos que, sobre esta materia, se susciten en el orden contencioso – administrativo?.

Como hemos señalado anteriormente, trilogías se escribirán.

Para poder ver el Acuerdo podéis pinchar en el enlace de abajo, como siempre.

ACUERDO DEL TS SOBRE TASAS

Etiquetado , ,